miércoles, junio 03, 2020

Marcelo Galván: artista mexicano en España que se translada del arte urbano al podcast digital

3 comentarios
Comenzó su carrera artística siendo muy joven y este año, precisamente, cumple 40 años de dedicarse a la actuación. Marcelo Galván Ramírez, artista mexicano que lleva viviendo poco más de veinte años en España, ha pasado por todas las áreas de la actuación, trabajando en infinidad de obras teatrales, series de TV, publicidad, cortos y películas tanto en México como en Noruega y España. Pero desde hace unos años, el difícil mundo de la interpretación y la necesidad de salir adelante, lo orillaron a convertirse en un artista urbano: esos que se convierten en estatuas vivientes, en donde unen la plástica y la interpretación en cualquier rincón de una ciudad.

Ahora, con la crisis sanitaria que nos ha obligado a permanecer en nuestro hogar, Marcelo ha transformado su propuesta artística y creativa, trasladándose al éter virtual y produciendo un podcast al que ha bautizado con el nombre de "Sólo un hombre solo" en el que nos presenta a su "alter ego" Bernabé Solano, "...haciendo un programa en solitario, fruto del confinamiento pandémico mundial de 2020.  Un hombre "guardado" en un recoveco industrial paralizado por la alerta sanitaria. "Atrapado" dentro y fuera de sus límites, explorando cuánto de bueno puede tener también el silencio, la auto-escucha y la soledad." Hemos querido entrevistar a este artista mexicano, guerrero de mil batallas, luchador incansable y espíritu ejemplar de tesón y perseverancia: 


Ésta es la entrevista completa a Marcelo Galván:
  • ¿Dónde naciste?
    México, D.F.
     
  • ¿Desde cuando estas viviendo en España?
    Hace 21 años.
     
  • ¿En qué parte de España vives y porqué has elegido esa ubicación?
    En Bilbao. Vine tras muchos años en el territorio español, buscando una ciudad pequeña cerca del mar y la naturaleza. Pero ante todo, por contar aquí con muy buenos amigos. Mi última residencia fue en Castilla, la ciudad de Toledo, que terminó por complicar mucho mi supervivencia como artista. Una ciudad muy poco amiga del arte urbano. Bilbao en ese sentido es muy diferente.
     
  • ¿A qué te dedicas en España?
    He hecho muchas cosas. Pero principalmente me he dedicado a actividades relacionadas con las artes escénicas. A partir del 13 de marzo de 2020 todo ha cambiado. Ahora no es ya importante para mí (tras 40 años en el mundo del espectáculo) el ”hacer”, sino el SER. Mi actividad para conseguir dinero (cosa que es la única preocupación de muchas personas) ya no es lo importante. En la situación actual he decidido SER plenamente en cada situación. Así que resumiendo (y simplificando mucho) la respuesta, te diría llanamente que ME DEDICO A VIVIR
     
  • ¿Ante qué problemas se enfrenta un artista urbano en España?
    Principalmente a la falta de empatía de algunas personas que tienen la idea de que el arte urbano es una cosa que hacen drogadictos y malvivientes. Hay una idea que viene de la época de la transición, cuando alguna persona con adicción a la heroína se pintaba la cara de blanco y mendigaba para poder inyectarse su dosis. A eso mucha gente en España lo relaciona con el concepto “mimo”. Quienes piensan así, suelen mostrar muy poco conocimiento de lo que es el arte del mimo. Muchos ni siquiera saben quien fue Marcel Marceau o Etienne Decroux. Además, yo casi nunca he hecho mimo en la calle. Lo mío son estatuas vivientes, donde se junta la plástica y la interpretación... pero que no tiene nada que ver con los aquí llamados “mimos”. Sin embargo, muchas personas te llaman mimo... a veces incluso despectivamente. Otra cosa complicada y terrible, es la falta de empatía de las autoridades “culturales”. No existe una política cultural para los artistas urbanos. Nos consideran un arte menor (en el mejor de los casos)... o, como he dicho acerca de la ciudadanía en general, mendigos, pordioseros o indigentes.
     
  • Sin embargo, tú has tocado otras áreas del quehacer artístico, ¿cual es la que más te gusta o en la que te sientes más cómodo?
    Las artes plásticas, sin duda. La pintura y la escultura me encantan, aunque no soy ningún especialista en ello. También he hecho vestuario, escenografía y efectos especiales para teatro. Eso lo disfruto mucho... pero siempre es bajo presión, con estrés y exigencia. Siempre con poco dinero y sin tiempo. De eso estoy harto, de los “modos de producción” en las artes escénicas. Sin embargo, la actividad en sí, me encanta.
     
  • Ahora, estas comenzando a producir un Podcast, ¿cómo es que llegaste a esta decisión?
    La radio siempre me acompañó desde muy pequeño. Un día, dentro del confinamiento, una amiga me prestó un teléfono para poder estar conectado, pues mi móvil es muy viejo. Me di cuenta de las capacidades técnicas de este aparatito y quedé encantado. Yo estaba (o estoy...) preparando una película hace seis años. Pero las dificultades económicas, la supervivencia, el día a día … y ahora esta crisis, han hecho que me lo tomara con calma. Yo ya no corro, ya no tengo prisa por vivir. Así que el día que tenga que ser, mi película será... o no... y eso tampoco es importante. Por eso decidí hacer radio. Es decir, opté por la actividad creativa que sí estaba al alcance de mi mano en el confinamiento, gracias a este aparatito. Hice una prueba... me gustó... y comencé a improvisar ante el micrófono, recordando un poquito a mi querido y añorado amigo Alejandro Aura, cuando se ponía frente al micrófono en Radio Círculo de Madrid.
(la entrevista continúa debajo del reproductor de podcast)
.
  • ¿Cómo es tu día a día en España?
    Ahora, durante el confinamiento, todo es muy sencillo. Vivo en un pabellón industrial sin agua ni luz eléctrica, así que hay que elaborar rutinas diarias: Subir agua al local, montar la mesa del desayuno, hacer la cama y taparla con plásticos por si vienen trabajadores a lacar; limpiar un poco... Después estoy saliendo a ayudar en una reforma de un bar. Mi rutina ahí es llegar temprano, planificar las tareas pendientes... y hacerlo. Ahí están mis amigos, los propietarios. Trabajamos juntos, comemos... seguimos trabajando hasta el anochecer... y luego vuelvo a mi lonja. Algunos días de la semana voy donde mi amiga, que me deja ducharme y utilizar internet. El fin de semana está más centrado en la limpieza, recolectar mucha más agua que en la semana... pero básicamente en hacer el programa de radio, procurando tener siempre baterías para los dispositivos.
     
  • ¿Has tenido algún problema para desarrollar tu trabajo en España?
    Algo te he contado ya en las otras respuestas respecto al arte de calle. En cuanto a los años que intenté mantenerme como actor, el principal obstáculo es el encasillamiento. Ven que eres de origen mexicano y ya ni se molestan en tomarte en cuenta para otros personajes. Me he hartado de hacer de narco o de “panchito” (así nos llaman a los latinoamericanos algunas personas). Muchas veces no miran siquiera tu videobook o tu currículum, simplemente ven “México” y te descartan de cualquier papel que no sea el estereotipo. Antes me enfadaba… ahora me da risa. Por ejemplo, en la serie “Carlos V Emperador”, quienes hacían de Cuauhtémoc y Moctezuma, eran argentino y peruano, respectivamente. Pienso también en Óscar Jaenada, actor español que encarnó a Mario Moreno en la película “Cantinflas”, o en Antonio Banderas, haciendo de árabe en “El Guerrero Número 13”… Yo he hecho, casi por casualidad o cabezonería algún personaje insignificante como español en películas o series como “La Corona Partida” o “Cuéntame cómo pasó”… pero han sido casi casualidades muy puntuales. Se me llamó para hacer casting para “Terminator VI” y la serie “Narcos” de Netflix. Luego no me eligieron, aunque, ya haber pensado en mí es de agradecer. Mí agente en Madrid, con quien llevo años trabajando, se asombró al ver la prueba en video... “Eres buenísimo!”, me dijo (menos mal que lo pudo ver en algún momento). Aún así, cuando me llaman, es casi exclusivamente para hacer de narcotraficante o extranjero conflictivo o violento. Si no estás muy centrado en tu esencia humana y tus valores más allá del oficio, terminas por sufrir emocionalmente al sentir que únicamente cuentas como un estereotipo de cosas negativas. Yo ya no quiero luchar contra eso; ya no me enfado. Sólo quiero vivir en el arte… pero me temo que el ARTE hace tiempo que ya no es lo importante en los medios audiovisuales.
     
  • ¿Has tenido algún problema en tu vida cotidiana en España cuando la gente sabe que eres mexicano?
    NOOOO. En España caemos muy bien.
     
  • Ahora que estamos sufriendo el "estado de alerta" que nos mantiene confinados en nuestros hogares, ¿como llevas el encierro?
    Ya te lo respondí, sin saber que me harías está pregunta.
     
  • ¿De qué forma el Internet y las redes sociales te sirven de compañía en estos momentos tan especiales?
    Bueno, como ya te comenté, el programa de radio es mi actividad principal . Al no tener Internet en mi dispositivo (porque no lo pude pagar durante el confinamiento, ya que no puedo trabajar aún) realmente utilizo muy poco este recurso. Básicamente, cuando tengo conexión, envío mensajes por WhatsApp, y cuando me conecto por wifi entro a la aplicación de iVoox para subir mi programa.
     
  • ¿Mantienes algún tipo de comunicación con tus familiares en México, para informarles de la situación en España? ¿Cómo lo haces?
    Básicamente por WhatsApp, cuando puedo conectar. Y si escuchan mi programa, ya pueden saber de mí a través de este. También, cuando puedo escucho alguna radio de México online. 
     
  • ¿Tienes familia aquí en España?
    Sí, un primo del lado paterno con su familia, en Barajas, y un sobrino por el lado materno, que es estudiante en Madrid. Además tengo algunos familiares en tercer grado, descendientes de mí tatarabuelo gallego que volvió a casarse al enviudar de mi tatarabuela. De esa línea provienen mis únicos parientes españoles.
     
  • ¿Como llevas el tema de la alimentación en España? Me refiero a si extrañas los platillos auténticamente mexicanos...
    Para nada. Yo llevo 25 años fuera de México. Viví en Noruega antes que en España. Creo que viajar y conocer otras culturas implica también adaptarse a su gastronomía. Eso es cultura… eso es aprender y conocer. Soy un tanto crítico en este sentido con mis paisanos. Si estás viajando por Europa con tu botellita de “Valentina” y buscando tortillas… tal vez habría sido mejor quedarse en casa. Esto no significa que no cocine yo de vez en cuando algunos sopecitos o un chicharrón en salsa verde, por ejemplo. O que vaya alguna vez a un restaurante mexicano auténtico. Pero tanto los ingredientes, como un buen restaurante, cuestan dinero. Es absurdo buscar frijoles y salsa en Oslo, cuando tienes salmón, bacalao, arenques, caviar o caballa a precios locales accesibles. Ahí, por ejemplo, un kilo de Maseca era un lujo muy caro en 1994, cuando llegué a Escandinavia. En Oslo conocí, por ejemplo, a chilenos que llevaban más de 20 años en el país y solo comían su gastronomía propia y no hablaban la lengua. Lo mismo puedo decir de algunos mexicanos en Estados Unidos. Para mí es así. Hay que consumir y conocer los productos y la cultura del lugar.
     
  • ¿Has decidido residir definitivamente en España o te planteas en algún momento dado regresar a México?
    La vida, según yo la entiendo ahora, debe vivirse EN PRESENTE. Yo ya no me planteo “futuros posibles”, porque todo es posible, y hay que elegir y decidir la vida según vengan las opciones. “Hay que poner la capa como el viento venga”, dice nuestro paisano Fernando Delgadillo en su canción “El libro de los días”. Tengo nacionalidad española y mexicana. Esto no significa realmente nada, salvo por cuestiones prácticas. Yo anhelo un mundo donde todos tengamos un lugar digno. Ahí donde lo encuentre iré. Puede ser México, España o Australia… da igual. “Donde tu corazón baila está tu hogar”, dice otra canción… y otra más que a l@s mexican@s de cierta edad les sonará: “A donde quiera que me quieran voy, con quien me quiera”. En los últimos años he procurado ser coherente con mi pensar, sentir, decir y accionar. De manera que citar estás canciones, con las que resueno profundamente, no es un acto de lucimiento intelectual. Procuro llevar al día a día esos conceptos.
     
Luchador es la palabra que define a Marcelo Galván, un luchador nato que ha estado buscando siempre salir adelante... ¡Suerte! 

3 comentarios: